martes, 3 de noviembre de 2015

Las multinacionales y la miseria - ¿Qué fue lo primero?

El miedo y el desconcierto cuando algo no se conoce puede llegar a destruir la oportunidad que existe. Como ha dicho Paul Krugman​, la miseria ya estaba cuando llegaron las multinacionales solo que ahora son menos pobres. Si hay tanta competencia para fabricar en el tercer mundo, subirá la demanda de mano de obra barata. Se abren cada vez menos fabricas de estas que compiten para atraer más gente para cubrir puestos de trabajo. Hasta en el tercer mundo están libres a decidir si quieren ir a trabajar y dónde.

Según Paul Krugman, mejor algún trabajo que ninguno. Desde allí se puede ya empezar ir mejorando a los condiciones de trabajo. Si no hay puestos de trabajo, no se puede mejorar algo que no existe.

Y allí es donde entra en juego la International Labour Organization (ILO)​ para imponer a los países a respetar condiciones mínimos de trabajo y remuneración.



Y sí las fabricas textiles ofrezcan cada vez peores condiciones de trabajo, es porqué quieren  y nada los impide. Si vas a trabajar en una fabrica textil tercermundista, Amancio Ortega no te va a hacer la entrevista, sino un compatriota tuyo que se va a aprovechar de tu confianza.  Y exactamente ése es la persona que luego negocia los condiciones con Amancio y Co. a tu costa. Los que carezcan de moral y conciencia son nuestros compatriotas. Esa es la sociedad que tiene que trabajar para imponer unos valores de mutuo respeto y empatía.

El trabajo es mucho más que un sueldo, un numero de unidades monetarias. Te enseña de la dura que es la vida y te capacita para mejorar.

Los únicos perjudicados de cada empresa que sube las ventas y gana mercado son las otras que la siguen por detrás - la competencia.

Además, tengo la corazonada que siempre cuando se habla mal para una empresa detrás de esas malas lenguas suele ser otra multinacional. Cada vez que los marxistas hablan sobre el tema hacen un favor al capitalismo malo.

Con que Amancio Ortega y Co. cuide de sus empleados que su empresa contrata y no perjudique directamente a la naturaleza que es de todos, me vale y me sobra. Y si eso lo hace o no, es otra tema por discutir.

A continuación pongo los enlaces de los artículos que me inspiraron a "estallar" sobre el tema:

1. In Praise of Cheap Labor - Paul Krugman
2. El buen trabajo de Amancio Ortega - Miguel Ors Villarejo
3. Inditex: ¡Bienvenido a Macedonia! - Biljana Veljanoska

No hay comentarios:

Publicar un comentario